Paraíso Perdido

Galerie Heike Strelow. Frankfurt, Alemania. 2018

Las pinturas y dibujos de Brines abordan nuestros sentidos gracias a su estilo inconfundible y el tema recurrente de la búsqueda de la trascendencia existencial. En sus trabajos, este artista se centra en personajes que surgen la combinación de rasgos antromorfos y zoomorfos, así como de elementos de caricaturas y juegos reinterpretados de su infancia.
Estos personajes inrrumpen en la realidad, por una parte, para atreverse a
existir en una realidad de subculturas y urbanismo resaltados por la intuición espontánea de sus trazos y la reinterpretación de la iconografía contemporánea. Por otra parte, se desenvuelven en una esfera de fantasía. Especialmente aquéllos con similitud animal despiertan asociaciones con cuentos de adas o comics. Nos sitúan en el mundo del teatro donde la fantasía y la poesía fungen de catalizadores de percepción crítica
En sus trabajos de la exposición “Paraíso Perdido“, Starsky Brines se basa en su visión suramericana para abordar la fábula de la ópera de Mozart “La Flauta Mágica”. En estos trabajos se contempla una interpretación libre de personajes como la Reina de la Noche, Papageno o también las distintas figuras animales que, al igual en la obra de Mozart, cuentan de la búsqueda del paraíso perdido. De la misma manera, Brines cuestiona la conjugación del bien y el mal, y esto frente al antecendente de la situación sociopolítica en Venezuela y el mundo. Pero no es Brines un artista que interepreta sus temas sólo en negro y blanco, sino de una manera polifacética, tampoco lineal, más bien con rupturas interesantes que sí dan mucha seriedad humorísticamente.

Con la influencia que ejercieron su madre, quien creaba munecas llenas de color para los carnavales de su ciudad, el arte figurativo latinoamericano, del neoexpresionismo alemán, la Transavantgarde italiana y el Grupo COBRA, sus obras giran en torno a figuración y abstracción.

Frankfurt, octubre 2018

Telas

Papeles